NoticiasNoticias Generales

“Falta regulación clara sobre el uso del ácido hialurónico y toxina botulínica por los dentistas”

 

Dentalia entrevista al Dr. Oscar Pezonaga, Presidente Colegio de Dentistas de Navarra

 

Se han cumplido ya diez años desde que el Dr. Oscar Pezonaga asumió la presidencia del Colegio Oficial de Dentistas de Navarra (COENA). En una entrevista concedida a Dentalia analiza la situación de relevo generacional entre los profesionales de la odontología en la Comunidad Foral, tema que le “preocupa” ya que está provocando el cierre de muchas consultas dentales.

Otros asuntos de actualidad abordados son la regulación del uso de ácido hialurónico en las clínicas odontológicas, el sistema de atención a menores PADI o la importancia de la prevención. Pezonaga está al frente del COENA, que agrupa a todos los odontólogos y estomatólogos colegiados de la Comunidad Foral de Navarra. Su principal función es velar por el cumplimiento del ejercicio de la profesión con arreglo a la más pura ética y dentro del espíritu que dimana de sus Estatutos y del Código Ético y Deontológico, y en ello trabaja día a día.

¿Cuáles son los retos que tiene por delante al frente Colegio de Dentistas de Navarra?

Desde que inicié mi mandato como presidente, siempre he reivindicado el carácter médico de nuestra profesión. Somos médicos de la cavidad oral y eso no debe olvidarse nunca. Este es uno de los pilares básicos que me guían día a día y que constituye la base de todos los retos que tenemos en el Colegio.

«Muchos dentistas prefieren trabajar por cuenta ajena a establecerse por sí mismos»

¿Cuáles son las principales demandas, inquietudes y necesidades de los colegiados?

Estamos viviendo un cambio muy importante en las nuevas generaciones de dentistas. Antes cuando se terminaba la formación, lo siguiente era establecerte por tu cuenta. Ahora esa inquietud ha cambiado. Muchos dentistas prefieren trabajar por cuenta ajena a establecerse por sí mismos. Lo que sí que no ha cambiado es la formación continuada. La inquietud por los nuevos tratamientos, tecnología, etc. está muy en boga.

¿Cuáles son las relaciones que mantienen actualmente con la Consejería de Sanidad y en qué temas se está trabajando?

Nuestra relación con el Departamento de Salud de Gobierno de Navarra, siempre ha sido muy estrecha y fluida. Como he comentado anteriormente, siempre estamos reivindicando el carácter médico de nuestra profesión y eso se refleja en muchas áreas de nuestra profesión que deben ser entendidas y aceptadas.

¿Cuáles son las principales reivindicaciones que realizan a la Consejería de Sanidad?

La ley 10/86 que regula la profesión dice textualmente: “Los Odontólogos tienen capacidad profesional para realizar el conjunto de actividades de prevención, diagnóstico y de tratamiento relativas a las anomalías y enfermedades de los dientes, de la boca, de los maxilares y de los tejidos anejos.”

“Algunas comunidades ya lo tienen regulado y en otras existe un limbo legal el cual debe desaparecer”

Basándonos en la ley, y por supuesto en nuestras competencias, nuestra mayor reivindicación actual es la utilización del ácido hialurónico, microfillers y toxina botulínica, como tratamientos habituales en el tercio medio e inferior. Falta una regulación clara.

Algunas comunidades ya lo tienen regulado y en otras existe un limbo legal el cual debe desaparecer. Cabe destacar que el Consejo General de Médicos apoya totalmente que estos tratamientos los pueda realizar el odontólogo, siempre y cuando, y como dice la ley, se realicen en el tercio medio inferior facial.

¿Disponen de datos de atención a menores en Navarra dentro del PADI? ¿Cómo valoran desde COENA estos datos? ¿Cuál ha sido la evolución de este programa en los últimos años?

Somos de los colegios que más años lleva dentro del PADI. Hay una gran aceptación por parte de los padres y madres en la utilización del programa, y eso se nota mucho en la evolución de la salud oral de los menores. A mayor prevención, menos enfermedad. La inclusión en el programa de la franja de edad de 0 a 6 es la gran novedad. En estos momentos se está preparando, y creemos que a finales de este año o principios del que viene, estará en pleno funcionamiento.

¿Cómo valoran que está evolucionando la concienciación sobre la salud bucodental durante los últimos años?

En cuanto a prevención, siempre ha sido muy difícil llegar a todos los sectores de la población, los sectores menos favorecidos siempre son los más perjudicados, aunque desde el colegio fomentamos las charlas escolares donde un colegiado enseña a los niños y niñas de manera muy didáctica como cuidar sus dientes. Nuestra labor llega hasta ahí, luego los padres son los responsables de la educación en salud oral, para eso tienen el PADI, y el trabajo en casa. No siempre obtenemos los resultados que quisiéramos.

¿Cuáles son las principales preocupaciones en el ámbito profesional que se tienen desde COENA?

Nuestra mayor preocupación es el cambio generacional. Estamos inmersos en época de jubilación de la generación “Baby Boom” que comprende los nacidos entre 1958 y 1975, y muchas de las consultas de las que son propietarios, se están cerrando porque nadie quiere establecerse por su cuenta accediendo a un traspaso.

“La figura del ‘dentista de toda la vida’ está en peligro”

Eso puede dar pie a que el modelo de gran franquicia crezca de manera incontrolada. Sabemos bien que ha pasado con estas grandes empresas, muchas de ellas desaparecidas e incluso con causas judiciales pendientes. No estoy en contra de este modelo de negocio, pero sí de como se ha tratado tanto a profesionales como a pacientes. La figura del “dentista de toda la vida” está en peligro y en mi opinión va en detrimento de lex artis.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan actualmente los profesionales de la odontología navarros?

Supongo que son los mismos que en todo el territorio nacional, conseguir que nuestra profesión sea considerada como una especialidad médica y que la población se conciencie de que el dentista es un médico más que en un momento dado, con un diagnóstico precoz, pueda salvar la vida de un paciente.